Ahora si! Se acuerdan que les pregunté, qué creían que significaba el número uno en la fotografía?! Algunos no sabían, otros morían por saber e intentaban adivinar, otros sabían y me reclamaron por la celebración y hasta pensaron que había bebé de por medio. ¡Son bien creativos!

Pero no adivinaron, y se trata de mi Primer Año fuera de la Zona de Confort, -👏🥂💃-. La mejor analogía para mi historia, son los famosos memes de expectativa vs realidad; creo que a todos nos llega ese momento en el que nada sale como pensábamos, y nos sentimos completamente identificados con la imagen de la realidad.

Zona de Confort

Antes que sigan, si no me han leído, los invito a ojear ¿qué hay detrás de GeoCerrato? pues creo que es la introducción de esta entrada.

Zona de Confort

Recuerdo que en 5to año del colegio hice el diseño de mi casa soñada de tres pisos -ni idea en lo que estaba pensando en ese momento-, así mismo, luego de culminar mi carrera de arquitectura, una de mis metas era tener mi propio estudio o firma de diseño, pero obviamente debía ganar experiencia para dar ese paso e intentarlo.

En paralelo con mi trabajo, di mis primeros pasos en fotografía 📷-con mi primer DSLR; estoy segura que yo venía en modo fotografía y nací con una cámara en la mano-. Era mi pasión y hobbie, y lo practicaba luego de mi trabajo o los findes. De ambas áreas -arquitectura y fotografía-, salían mis trabajos extras.

Llegué al 2017 -como a mediados de año-, inicié mi primer curso de fotografía con una Fotógrafa Panameña, el curso era en línea, pero a fin de año logramos traerla a Nicaragua. Esos días sin duda fueron de mucho aprendizaje, no solo de fotografía sino del negocio como tal, lo que me hizo cuestionarme: por qué no empezar algo formal que dejara de hacer solo cuando me quedaba tiempo?.

“Uno atrae lo que desea”, una frase que me resonó durante las siguientes 2 semanas, hasta que me dije que quería intentarlo. 😊

Zona de Confort

Justo en ese momento, di con la página de otra panameña que me inspiro a complementar lo que quería hacer, creando así mi pagina web, donde colocaría mi portafolio de trabajos realizados o en proceso, y mi blog -siempre me ha gustado escribir, aunque cuento las cosas muy a mi manera-.

Salto al agua

(Un subtitulo que me recuerda a esta foto que subí en IG —> cañón de somoto).

 

Me llegó el 20 de enero de 2017. Empezaba mi travesía hacia lo desconocido -“la expedición fuera del sistema solar”, pero es que aunque te lo cuenten y te aconsejen, no se aprende de experiencias ajenas y es un mundo totalmente nuevo-.

Debía empezar a organizarme y esa fue la segunda cosa que mas me costó superar.
Tenía una lista enorme de cosas por hacer- al mejor estilo del volcán San Cristobal-.

Zona de Confort

El Volcán San Cristóbal es el volcán más alto de Nicaragua. Altitud‎: ‎1745 metros

Sentía que el día no me daba a basto. Debía organizar arquitectura y fotografía, mente y corazón; aprender lo básico de wordpress -pagina web-, y trabajar en los proyectos que había empezado.  Dedicarme a las 2 cosas me más me gustan a tiempo completo me emocionaba. Con un poco de tiempo, logré establecer los días en lo que trabajaba cada área.

Con el paso de los meses llegue a Abril 😢. Ese mes y los meses siguientes que no se me olvidarán jamás. En lo poco que trabajaba me faltaba concentración, tenia cero ideas y no hacia más que pensar en lo que vivíamos en ese momento. ¿Por qué la historia tenía que repetirse y de una manera más dolorosa?, ¿Por qué estaba viviendo lo que solo existía en los relatos de mis padres?

Hubo un tiempo en el que no dormía. Ese insomnio que algunas noches estaba acrecentado con el sonido de disparos me desorganizó totalmente; no era para menos sentirme cansada y desanimada. En este tiempo solo pude escribir en dos ocasiones, y esta fue una: “Mayo entre lluvia y lágrimas”

Fueron varios meses bastante difíciles. A eso le sumo el hecho de sentir culpa porque había fallado, sin que hubiera estado en mis manos… aceptarlo me tomó tiempo 😞.

No debemos tener miedo a equivocarnos. Hasta los planetas chocan y del caos nacen las estrellas.      – Charles Chaplin

Emergir

Zona de Confort

Tenía que desintoxicarme. Encontrar la manera de seguir adelante. Reinicié con poco orden, sin presionarme a como lo había hecho al inicio. Cuando logré trabajar nuevamente, arquitectura me mantenía ocupada, la fotografía me distraía y recargaba -hacía muchas tomas a Teo & Ozzy- y el apoyo y palabras de aliento de mi partner in crime, me hicieron volver de ese estado como de pausa y así seguí adelante 🙃.

Acá mi segundo escrito: “Viviendo y Sobreviviendo con los perrhijos

Zona de Confort

Despedí el 2018 de una forma diferente por primera vez. Recibí el 2019 con más positivismo, con una lista inmensa de metas, muchas ideas y todo lo encomendé a Dios y mi Virgencita.

Es importante mantener a la vista las cosas más importantes. Empezar por uno mismo y aceptarse para luego poder dar un poco de lo que somos a los demás. Compartir de nuestro tiempo con las personas que amamos. Una sonrisa, una palabra pues no sabemos quién lo necesita. Todo se transforma -como lo dice la canción de Drexler-.❤️

Lo positivo de orbitar la lejanía de la zona de confort

En este primer año, cierro los ojos y sonrío, por lo bajo y por lo alto, lo bueno y lo malo… lo negativo te hace impulsarte, aprender de los errores y ser mejor, que si caes ya sabes como levantarte otra vez. Lo positivo que te mantiene con energía, y te da la posibilidad de contagiar a los demás -Creo que por eso a veces los spameo con demasiado positivismo 😳-

 

Y como no todo es tan malo, aunque trabajo un 200%, empecé a establecer tiempo para todo. Esto me ha ayudado a súper disciplinarme, tiempo de trabajo en arquitectura, horario y días para sesiones, tiempo de edición de fotos, los ratos de juego con los perrhijos, mi desestrés haciendo garabatos y pintando, y los ratos con la familia. Agendar todas mis actividades es lo mejor -aunque suene muy de gente ocupada-.

Hacer lista de lo que debo hacer, un día antes -para evitar olvidarlo y no perder tiempo al día siguiente-; también acostumbro tener a mano una libreta para anotar todas las ideas que a veces me bombardean los pensamientos. Los ratos de risa o de interrumpir un poco la rutina me funcionan bastante, por eso me gusta combinar mis dibujos con arquitectura . Escuchar música, a excepción de cuando redacto pues ahí si me trabo. Tener un incentivo de merienda o una comida favorita, pero no todos los días claro. Tratar de practicar un deporte. Estuve un tiempo en natación y me ayudo muchísimo. Luego de esa hora en el agua, me sentía llena de energía y me daban ganas de trabajar hasta que amaneciera -pero esto es mal hábito 😅-

 

Importante al final de cada semana agradecer, regalarnos un tiempo de oración con Dios, de meditación con el universo, o en lo que sea que creas. Recordar que el éxito no es el mismo para todos, va de acuerdo al trabajo y posibilidades de cada persona.

Zona de Confort

 

Con todo esto espero que mi 1er año no solo me haya sido útil a mi. Estoy segura que muchos pasan por situaciones similares y cuesta afrontarlo y seguir adelante.
Aceptación, a echarle ganas y seguir fuera de la zona de confort.

 

Y me llevo mi primer año al hombro

 

Si pasaste por algo similar o si estás en este mundo de lo desconocido, compartime tu experiencia abajo en los comentarios. O bien podes comentar que te pareció mi montaña rusa escribiéndome a info@geocerrato.com 


6 commentarios

LTL · 25 enero, 2019 a las 9:13 am

Cuánto ocurre en un año! Lo mejor de todo es que has aprendido tomado lo bueno y seguido adelante. Inspirad a tener un año genial! Te deseo lo mejor!

    Georgina Cerrato · 25 enero, 2019 a las 10:36 am

    Ocurre tanto pero se aprende demasiado. Muchas gracias por tus buenos deseos.

María Rojas · 25 enero, 2019 a las 10:08 am

Hola! Quiero decirte que me siento muy identificada con tu historia, el 2018 fue un año de cambios no tan positivos, que me hicieron reflexionar acerca de qué cosas son importantes en mi vida y que quiero hacer en un futuro. Vivo en Venezuela y sabemos que la situación está bastante difícil, pero esto en vez de estropear mis metas me ha inspirado a seguir adelante y lograr todo lo que quiero para este 2019. ¡Gracias por contar tu experiencia e inspirarme!

    Georgina Cerrato · 25 enero, 2019 a las 10:42 am

    Muchas Gracias por compartir tu experiencia, también me inspira mucho. Es admirable y de valientes seguir siempre adelante, que no nos apaguen la chispa!

Karian freeman · 25 enero, 2019 a las 2:12 pm

Me siento tan identificada con todo lo que viviste, hasta ganas de llorar me dieron. a pesar que apenas voy comenzando no se me está haciendo nada fácil pero me quedo con algo que dijiste, atraes lo que deseas

    Georgina Cerrato · 25 enero, 2019 a las 2:53 pm

    Todo inicio es difícil, pero es mas difícil dar ese primer paso. Te animo a que no dejes de intentarlo, y que a todo lo que hagas le pongas mucho empeño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *