Es de tarde y parece que finalmente me ha llegado un poco de inspiración. Ese poco de luz que perdí de golpe hace 42 días, y no había podido recuperar -es que, ¿quién podría enfocarse teniendo la mente saturada de tantas imágenes y sentimientos?-. Pero como mucho en la vida, es cuestión de tiempo y un poco de lluvia.

Un día de las madres diferente…

Veo las nubes acomodarse, y las gotas de lluvia cayendo en el balcón. Esto me hace pensar en lo mucho que el mes de Mayo significa: la llegada del invierno y la celebración de nuestras madres.

Del colegio y de los relatos de nuestros padres, aprendemos de la historia. Esa que lleva fechas, días y lo mas importante, vivencias propias y emociones. A veces creemos que la historia queda en el pasado, pero jamás pensamos que se vuelva a repetir y menos con nosotros.

Imagen tomada de la página Niú – Ilustración: Juan García

Con mucha tristeza, debo decir que esta celebración no sera jamás como lo acostumbramos. Como humanos es imposible ser indiferente al dolor de las madres que han perdido a sus hijos. Esos muchachos valientes que podrían haber sido un familiar nuestro, un compañero, el amigo de un amigo, pero sin importar el parentesco, un nicaragüense más.

Para todas ellas y sus familiares creo que mi mejor regalo es una oración.

Regalo a mamá

Para quienes gozamos con la bendición de tener a nuestras madres: más que un regalo material, debemos darnos el tiempo de abrazarlas y agradecer a la vida por tenerlas.
A ese amor inmensurable, solo le basta saber a diario que estamos con bien. Ser mas pacientes y cuidarnos por ellas son cosas que también agregaría como regalo. Aunque aún no soy mamá, sé que es lo que la mía mas quiere.

Madres

A mi bella y guapa madre, que yo a veces digo que es mi hermana mayor, ya sabes que todos los días son tu día. (así como cuando te marco y te digo Feliz Cumpleaños, pues al final uno envejece día con día hehe).
Sé que Dios no habría podido escogerme mejor mamá que vos. Una gran mujer que siempre ha querido lo mejor para mi hermano y para mi. Gracias a tu empeño, ahora somos dos profesionales y grandes soñadores. Definitivamente tu dedicación y paciencia no tienen precio, así como tus regaños, – es que me toco una Doñita súper enojona hahaha pero shhh- pero eso me ayudo a crecer.
Y luego las ironías de la vida, ahora que no la veo a diario, hasta extraño esos regaños. Pero ojo que no todo es malo. También tenemos nuestros momentos Plop, mega divertidos de carcajadas.

Madres Selva Negra

Casuales tomándonos fotos en una “piedra movediza”

Por todo eso y más: ¡Felicidades Madre Mía!

 

A pesar que fui bastante breve -es que aún me cuesta concentrarme-, quiero desearles a todas las Madres, ¡Muchas Felicidades!. A los hijos que me lean solo les digo,  mimenlas mucho todos los días.

Frase Madres

 


2 commentarios

Cristal · 1 junio, 2018 a las 12:21 pm

Muy linda reflexion 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *